mayo 15, 2015 Maria Gijon 0Comment


Lo bonito de los reencuentros es darte cuenta de que, pese al tiempo, esa conexión sigue intacta. Y lo nuestro con Elsa es ‘feeling’ en estado puro. Parece que fue ayer, pero ya han pasado dos años desde que protagonizó nuestra primera portada, justo después de dar a luz a su primera hija. Ahora, con dos ‘peques’ más en la familia Hemsworth-Pataky, volvemos a compartir sonrisas con esta auténtica mujer WH, que está arrasando en la gran pantalla con la película ‘A todo gas 7’.

COMO SI DE UN CAFÉ ENTRE AMIGAS se tratara, de esos en los que vuelves a coincidir con aquella persona tan especial después de un par de años y en apenas unos segundos de conversación la distancia temporal se esfuma como por arte de magia, así fue nuestro encuentro con Elsa. “¡Estás igualita!”. Suena de lo más recurrente, pero es que es cierto, ¡miradla! casi podríamos decir que este topicazo se nos ha escapado de los labios. Tiene el pelo un poco más largo que en nuestra cita anterior, pero sigue luciendo las primaveras como ninguna (38, por cierto). ¿Lo mejor? Viene cargada de buenas noticias. No solo está triunfando en los cines de medio mundo con A todo gas 7, sino que, además, nos ha confesado que, después del éxito de su primer libro, Intensidad Max (La esfera de los libros), que lanzó junto a su entrenador personal, Fernando Sartorius, en el verano de 2014
y que va por su cuarta edición, ya se ha puesto manos a la obra con otro título, en el que volverá a compartir sus secretos para estar así de espectacular. “La clave radica en entrenar con ganas, con pasión, en ponerle empeño. Cuando haces ejercicio, la intensidad es muy importante, debes salir de tu zona de confort. ¡No puedes estar en el gym haciendo bicicleta y leyendo una revista! Debes llegar a ese punto en el que sientes que ya no puedes más”, explica la actriz.

Tiene un plan y está claro que funciona. Por algo se ha ganado a pulso el título a la celebrity que más rápido se recupera de los embarazos. Y es que, aunque no lo parezca por su increíble figura, ella y su marido, el también actor Chris Hemsworth (31 años), apenas hace un año que volvieron a recibir la visita de la cigüeña (¡y por duplicado!). Viendo cómo le sienta la maternidad a Elsa y lo bien que le salen los niños a esta pareja de guapos (a eso se le llama mejorar la especie), no pudimos evitar preguntarle si volverán a ampliar la familia: “Nunca puedes decir nunca jamás, pero por ahora tenemos suficiente con India, que va a cumplir tres años, y con los mellizos, Sasha y Tristan”, afirma.

Detrás de esa imagen de muñequita menuda –mide 1,62 m– de rasgos dulces y tono de voz suave hay una mujer non-stop, cuya pasión por el deporte la ha llevado, incluso, a practicarlo estando en los últimos días de embarazo de los mellizos: “Tuve que aflojar el ritmo, ya que cuando esperas a dos, hay más riesgo de que el parto se adelante. Me puse en manos de un profesor de pilates y ejercité las piernas sin llegar a perjudicar a la barriga, que la tenía inmensa”. Entre risas, asegura que ahora su día a día se ha convertido en una persecución constante de tres niños por toda la casa y que, aunque apenas tiene tiempo para sí misma, siempre encuentra un hueco para hacer su rutina exprés de entrenamientos.
Es sencilla y transparente, nada de excentricidades de diva. De hecho, no duda al afirmar orgullosa que ahora mismo su papel es el de ser madre: “Muchos proyectos profesionales implican viajar, y lo que me apetece es estar con mi familia. No quiero perderme nada”, a lo que añade: “Chris está trabajando un montón y no sería justo para nuestros hijos que ambos nos entregáramos a nuestras carreras”.

Ha llovido mucho desde que, en el año 2004, se mudara a Los Ángeles para conseguir el ansiado sueño americano. ¿Hacemos balance? “Ha habido momentos muy duros, pero también increíbles. Hacer las maletas y probar suerte en la meca del cine es complicado. Yo tengo la suerte de poder decir que ha merecido la pena, sobre todo teniendo en cuenta que todo me ha llevado a conocer a mi marido”. No se arrepiente de nada, es más, asegura que si tuviera la oportunidad de viajar en el tiempo y hablar con esa Elsa que estudiaba Periodismo en la Universidad San Pablo CEU de Madrid no le daría ningún consejo: “Todo lo que ha sucedido en mi vida ha sido por algo. Volvería a cometer los mismos errores y a aprender de ellos”.

Al preguntarle por España, su voz denota cariño: “Echo mucho de menos su lifestyle, su gente, la comida… ¡Mi marido es un enamorado del jamón!”. Hace una pausa y, con una sonrisa picarona, confiesa: “Voy bastante a menudo, aunque nadie lo sepa”. ¿Os la imagináis en el próximo taquillazo nacional? La actriz estaría encantada de volver a rodar aquí: “Siempre me ha apetecido hacer cine con nuestros directores, estoy abierta a cualquier oportunidad que surja”.

Lo suyo con el que es considerado el hombre más atractivo del mundo (según la revista People) fue amor a primera vista y, contra todo pronóstico, el flechazo nació alejado de los focos. Se conocieron en una clase de inglés, ambos estaban perfeccionando su acento: “Por aquel entonces no sabía quién era Chris. En España nunca se llegó a emitir Home and Away!, la serie que lo convirtió en todo un ídolo juvenil y que en Gran Bretaña fue un bombazo”. Pese a que las malas lenguas tacharon su relación de ser una catapulta hacia el éxito, el tiempo ha dejado muy claro que lo suyo es amor verdadero. Son tal para cual, disfrutan con un estilo de vida sano, guiado por la batuta del deporte: “Existe una especie de competencia supersana entre los dos que nos ayuda a estar motivados para seguir haciendo ejercicio”. Al matrimonio le satisface ver cómo sus hijos empiezan a seguir sus pasos más healthy: “La pequeña India nos imita cuando hacemos posturas de yoga. ‘De tal palo, tal astilla’, como dicta el refrán”. Durante la sesión de fotos, Elsa se entregó, y como buena valiente no se lo pensó dos veces a la hora de tirarse a la piscina. ¡Y eso que las nubes de Sidney amenazaban con lluvia! Hablar con ella transmite paz y energía positiva, quizás tenga algo que ver que desde hace una año vive en un paraíso australiano: “Mi hija empezaba a darse cuenta cuando aparecían los paparazzi, así que decidimos mudarnos. Queremos llevar una vida normal”, explica la mujer que estrenó con su sonrisa la lista de mujeres WH de portada. Irradia felicidad y asegura que “no podría pedirle nada más a la vida, sería egoísta por mi parte”. Sin duda, ella es una de las nuestras. ¡Hasta la próxima, Elsa!

*Originalmente publicado en Women’s Health (mayo- junio 2015).